GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

BERMÚDEZ DE CASTRO DE GONDAR

   

           Con el avance de la Reconquista los monarcas cristianos comenzaron a conceder, cada vez con mayor frecuencia, la facultad de regir o administrar un territorio en beneficio o prestimonio. Los receptores de esas concesiones, llamados tenentes o condes, ejercieron la función pública de regirlos y administrarlos asumiendo, como representantes de la autoridad regia, todos los derechos o rendimientos que de ella se obtuvieran. Este tipo de concesiones tuvieron un claro carácter temporal y amovible, por lo que podían ser revocadas en cualquier momento por el monarca concedente (1).

 

           Uno de esos territorios era el conocido como Señorío de Aldao, muy próximo a la ciudad de Pontevedra, del que sabemos que, ya desde comienzos del siglo XI, ejercía como titular ARIAS PÉREZ DE ALDAO .

 

           A lo largo del siglo XII fue cada vez más acusada la tendencia a perpetuar esas tenencias y muchas acabaron siendo hereditarias (1).

 

           Así ocurrió, según Jaime de Bugallal, con el Señorío de Aldao (véase linaje de Aldao-Bermúdez de Castro) que continuó en manos de éste linaje pasando por PEDRO ARIAS DE ALDAO, en cuyo testamento, otorgado en Santiago de Compostela en 1347, cita …as casas e terras de Aldao, Gondar, Civil, Semozas, A Freiquia de Aldao con presentación da quel benefizo eiexeqe, cuando soi vacar Eos coutos de Bon e Vilar, con una e outra Jurisdizión em pan, Pulpos, servizos, pleitos e dereitos que dentro delas e fora me pagan con mais o couto de Dorrón, e as suas rentas e mais o couto de valadares de outra vanda o mar, con mais as freiquias de gueve e Verdecido e suas rentas, con mais as freiguias e terra de Cadano e as presentazons dos benefizos, eigreges de San Miguel de Arca e Anejo, Santa María de Siguiril, Santa María de Moimenta, San Cristóbal de Couso, e San Pedro de Ribón…con mais o meu coto de Gajate... (2)

(Hemos marcado en negrita los lugares que hemos señalado en el mapa):

Pincha en el mapa para ampliar

 

        Según Sánchez de la Rocha (3), los primeros asentamientos de esta estirpe se produjeron en San Cibrao de Aldán, cerca de Bueu, en la península del Morrazo (muy cerca del Coto de Bon, situado en el mapa), pero el solar principal que mejor sobrevivió fue el de Gondar, en San Andrés de Xeve (a 7,5 Km. de la ciudad de Pontevedra).

 

           Aunque ese testamento (cuya copia nos ha sido facilitada por Carlos de Odriozola, al que agradecemos su generosidad) no debe tomarse como fundación del mayorazgo, sí que sienta las bases para ello, pues manda que toda amiña fazenza quede junta... Por ende nombro por heredeiro e señor de toda ela a meu fillo Pedro Ares

 

          De PEDRO ARES, el del testamento, según Jaime de Bugallal podría ser abuelo de

 

I.- PEDRO ARIAS DE ALDAO “O Vello”, que tomamos como inicio del linaje porque a partir de él ya podemos seguir la línea sin interrupciones (4). Este caballero ostentaba, en la primera mitad del siglo XV, la tenencia de las Torres Arzobispales de Pontevedra (5). Como tal, aparece, en 1442, haciendo pleito-homenaje en manos del jurado de la Villa de Pontevedra en nombre de PEDRO BERMÚDEZ DE MONTAOS “O Vello” conforme éste se compromete a no protagonizar ningún altercado durante el tiempo que él y sus gentes permanezcan en ella (6). Este último dato es importante pues confirma la conexión entre ambos linajes (Aldao y Montaos) aunque no podamos explicar, todavía, por qué el linaje de Aldao acabó usando el apellido Bermúdez de Castro. El caso es que Pedro Arias casó con INÉS ÁLVAREZ de quien tuvo a otro

 

II.- PEDRO ARIAS DE ALDAO “O Mozo”, que nació hacia 1430 y fue Maestre de Campo de los Reyes Católicos, a quienes sirvió en las guerras contra Portugal y en la conquista de Granada. Fue señor de la Casa y Fortaleza de Gondar (Pontevedra). Casó con María de Castro quien algunos autores confundieron con la homónima hermana de Fernando Bermúdez de Castro, I Abad de la Colegiata Coruñesa (véase  Filiación de María de Castro).

 

           Fuera cual fuera la ascendencia de María de Castro lo cierto es que tuvo varios hijos de su matrimonio con Pedro Arias de Aldao entre los que estaba

 

III.- LUIS BERMÚDEZ DE ALDAO, que nació hacia 1470 y murió en 1555. Acompañó a la Reina Catalina de Aragón (hija de los Reyes Católicos) a Inglaterra cuando ésta contrajo nupcias con el rey Enrique VIII de Inglaterra. Gracias a ese servicio el Emperador Carlos V le otorgó la facultad Real para fundar el mayorazgo de Gondar en 1545. Casó en segundas nupcias con María Mariño de Lobera y entre sus hijos estaba

 

IV.- PEDRO BERMÚDEZ DE ALDAO Y CASTRO. Nació hacia 1540 y falleció antes de 1609. Casó con Catalina Mencía Sorred y fueron padres de

 

V.- FRANCISCO BERMÚDEZ DE CASTRO, señor de Gondar en 1620 (7). En 1625 fundó el patronato de la capilla del Buen Jesús (también llamada de San Pedro Mártir y Ecce Homo) situada en el Convento de Santo Domingo de Pontevedra. Dicho patronato continuó, al menos, a través de su hijo Antonio, que fue enterrado allí, y su nieto Luis, del que sabemos que pagaba por fundaciones pías de esta capilla (8). Casó con Ana Domínguez de Corneda, señora de la Casa de Bao (Pontevedra) que quedó incorporada al mayorazgo de Gondar. Tuvieron varios hijos entre los que estaba

 

VI.- ANTONIO BERMÚDEZ ARIAS Y ALDAO. Nació hacia 1625 y falleció en la fortaleza de Gondar el 12 de octubre de 1686 y recibió sepultura en la capilla de cuyo patronato fundó su padre (en el Convento de Santo Domingo de Pontevedra). Allí se conserva un escudo que se estudia en la sección de Heráldica (escudo Nº 27).

         Antonio tenía un archivo en la Casa de Bao (que le pertenecía por vía materna) que quedó destruido por un incendio ocurrido el 7 de octubre de 1666, por lo que resulta difícil encontrar documentación anterior a esa fecha. En 1669 participó en las informaciones realizadas para el ingreso en la Orden de Santiago de su pariente Juan Antonio Bermúdez de Castro (véase Señores de Dorrón, Callobre...), expediente que resulta de gran utilidad para conocer el estado en el que estaba en esa fecha la fortaleza de Gondar (la cual viene descrita) y los escudos que en él existían: “… y hallamos que fue una fortaleza que, aunque está derrotada, tiene su foso y contrafoso y su puente lebadizo y sus hornillos e mohinos…” (9).

           Con el paso del tiempo la construcción fue perdiendo su carácter militar y defensivo para adaptarse a las nuevas necesidades de los inquilinos, por lo que fue convirtiéndose en el pazo barroco actual. A pocos metros de la vivienda se conserva una construcción cuadrangular en uno de cuyos lados presenta un escudo con una inscripción que dice: “ESTA CÁRCEL Y ESTAS ARMAS SON DESTA FORTALEZA” (10).

 

           No debemos olvidar que los Señores de Gondar eran Señores Jurisdiccionales y, como tales, administraban las rentas del campo, de la ganadería, de la caza o la pesca del lugar; monopolizaban el uso de molinos, puentes, hornos, comercio, lavaderos… y administraban justicia, tenían la facultad para nombrar jueces y escribanos y podían mantener cárceles y cepos (11).

 

           Concretamente, Antonio Bermúdez fue Señor del Mayorazgo y Casa de Gondar y de sus jurisdicciones de San Andrés y Santa María de Xeve y San Martín de Berducido, de los Cotos de San Pedro de Gaxate (A Lama) y Santa Cruz de Fragoso y de la Casa de Bao (Campañó).

 

           Los vecinos de San Andrés de Xeve y San Martín de Berducido litigaron contra Antonio Bermúdez, Señor de Gondar, por el pago de luctuosa (12), por el que estaban obligados al pago de un animal o útil de cuatro patas cada vez que fallecía el cabeza de familia de cada hogar de los vasallos. En el caso del mayorazgo de Montaos, por ejemplo, consta que cada uno que muere siendo casado deberá pagar cualquier cosa de quatro pies que dejare ahora, sea hiégoa, o mula, o buey, o baca, y quando esto falta, cama o banco, y salero, e otra cosa que tenga quatro pies, como carnero, cabra o cabrón (13). Finalmente, los vasallos consiguieron redimir el pago de luctuosa a cambio de un único pago de 2.000 ducados (14).

 

            Antonio casó en Betanzos el 6 de enero de 1666 con doña María Fajardo de Castro y Andrade, nacida en 1641 en San Pantaleón das Viñas, lugar que señoreaban sus padres. Falleció en Betanzos en 1720. Hijos de Antonio y María fueron, entre otros:

 

VII a.-  Luis Francisco Bermúdez de Castro y Andrade, Canónigo de la Catedral de Santiago de Compostela, lugar donde recibió sepultura junto a su sobrino. En el Claustro de dicha Catedral se puede ver el escudo que se estudiará en la sección de Heráldica (escudo Nº 29).

 

VIIb.- JUAN ANTONIO BERMÚDEZ DE CASTRO Y ALDAO, que nació en 1666 y falleció en 1711. Casó con su prima Gertrudis Fajardo de Andrade, señora de San Pantaleón das Viñas (Betanzos, La Coruña) y de la Casa de la Misericordia (Vivero, Lugo), señoríos que quedaron incorporados al mayorazgo de Gondar.

 

           Juan Antonio y Gertrudis debieron trasladarse a San Pantaleón das Viñas ya que allí se casaron, allí nacieron ocho de sus nueve hijos y allí murió también Juan Antonio. Hasta entonces, todos sus antepasados (de los que disponemos datos) habían nacido y fallecido en la Fortaleza de Gondar. Tras la muerte de Juan Antonio (1711) Gertrudis debió trasladarse a la calle Traviesa de Betanzos pues fue allí donde murió (1723), donde nacieron sus doce nietos y donde murió su hijo

 

VIII.- DIEGO LUIS BERMÚDEZ DE CASTRO FAJARDO DE ANDRADE. Nació, como se ha dicho, en San Pantaleón das Viñas (1698) y falleció en su casa de la calle Traviesa de Betanzos (1771). Fue Alguacil Mayor de Millones por S. M. de la villa de Vivero, empadronado como hidalgo siete veces desde 1726 hasta 1747, Cofrade y Mayordomo de la Ilustre Cofradía y Congregación del Glorioso Apóstol San Bartolomé de Pontevedra, Señor de Gondar y sus jurisdicciones, de los Cotos de Gajate, de Fragoso, de la Torre de Silán, de San Pantaleón das Viñas, de los mayorazgos de Codesido, de La Misericordia, de Bao y Refringoy. Casó con María Ignacia Taboada Mariño Proaño Rojas, nacida en 1704 y fallecida en 1780 (también en Betanzos). Tuvieron doce hijos entre los que estaba

 

IX.- JOSÉ GASPAR BERMÚDEZ DE CASTRO TABOADA. Nació en 1724 y murió en 1804. Fue señor de las Casas, Cotos y Jurisdicciones de sus padres y Cofrade de San Bartolomé (15).

 

            Jesús Ángel Sánchez García (16) afirma que José Gaspar fue cruzado Caballero de la Orden de Malta. Sin embargo, no hemos podido encontrar más que el expediente de su hermano José Antonio (en el Archivo Histórico Nacional. Dicho expediente contiene un escudo que se estudia en la sección de Heráldica, escudo Nº 30). Teniendo en cuenta que los dos usaban el mismo primer nombre no es difícil confundirlos. El mismo autor afirma que José Gaspar vivió en Vivero hasta que se trasladó al pazo de Montecelo (San Pantaleón das Viñas) cuando murió su padre, demostrando así la preeminencia de esta casa (17). Sin embargo, como queda dicho, desde que se tiene noticias de sus antepasados hasta su abuelo, todos ellos vivieron en la Fortaleza de Gondar. Su abuelo se trasladó a San Pantaleón das Viñas pero su padre vivió en la calle Traviesa de Betanzos, donde nació el propio José Gaspar. Testó en Vivero, allí murió y allí fue a acabar sus días también su primera mujer (Teresa Queipo de Llano). El único hijo que tuvo de su segunda mujer (María Dolores Pardo y Vaamonde) nació también en Vivero. Al quedarse viuda y con un hijo de apenas cinco años, Mª Dolores debió trasladarse a la calle Tabernas de La Coruña pues allí murieron ella, en 1863, y su unigénito, en 1878 (18).  

 

X.- JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ DE CASTRO Y PARDO. Nació en el pazo de La Misericordia de Vivero en 1799 y murió en la calle Tabernas de La Coruña en 1878. Fue el último señor de las posesiones de sus padres porque en su tiempo fueron suprimidos los mayorazgos por la Ley Desvinculadora de 1820 (19). Sus rentas (50.000 reales anuales) se vieron reducidas, por eso, a la mitad (20). Fue Teniente de Infantería Real de Marina (retirado en 1817), comandante del Batallón de Milicia Urbana de La Coruña (1834), Jefe Político de la provincia de Lugo (1836) y de la de La Coruña (1837), Diputado a Cortes por la provincia de Lugo (1836, 1837), Regidor Primero del Ayuntamiento de La Coruña (1838), Alcalde de La Coruña (1856-1858), Maestrante de Ronda (1818), Caballero de la Ínclita Orden de San Juan de Jerusalén y Comendador de la Orden de Isabel La Católica (21).

(Imagen suministrada por Carlos de Odriozola y Rico-Avello)

 

           Residía, la mayor parte del año, en su casa de La Coruña situada en la calle Tabernas Nº 22, pero pasaba varios meses al año, preferentemente en primavera y final del verano, en el Pazo de Montecelo. Para esos desplazamientos disponía de un coche de caballos y de una dorna para hacer el mismo itinerario por mar (22).

  

            Poseía un elevado interés por la cultura que le llevó a inscribirse en periódicos y revistas nacionales y extranjeras y contratar profesores de francés y piano para sus hijas (23). En 1826 reedificó, pintó y adornó la capilla de la Misericordia según reza en la inscripción en piedra de uno de sus muros.

 

           Casó con María del Carmen Mosquera y Ribera, que había nacido en 1803 y falleció en su casa de la calle Tabernas de La Coruña en 1863 (24). Tuvieron seis hijos, de los cuales tres premurieron a su padre sin sucesión. Los otros tres fueron:

 

           XI a.- Francisco de Paula, el cual, al hacerse las partijas tras la muerte de su padre, le correspondió, en herencia, las posesiones que éste tenía en Castilla, el Pazo de Gondar y el de Montecelo (25). Tuvo dos hijos que murieron sin sucesión.

 

           XI b.- José Gaspar, que sigue la línea. Había fallecido ya cuando murió su padre, pero a sus hijos les correspondieron los de Vivero, El Ferrol y Fuentes de Nava.

 

           XI c.- Amalia, que le correspondió las de Guísamo, Santiago y Calvos. Tuvo tres hijos cuya descendencia no pasó de una generación más (26).

 

XI b.- JOSÉ GASPAR BERMÚDEZ DE CASTRO Y MOSQUERA. Nació en Ferrol el 23 de Junio de 1821. Ingresó en la Academia de Artillería en 1835. En 1838 participó en la liberación de la plaza de Bilbao bloqueada por los Carlistas. Participó también en el sitio del Castillo de Segura de Aragón y el de Castellote.

(Imagen suministrada por Carlos de Odriozola y Rico-Avello) 

 

           En el sitio de la plaza de Morella (1840) montó, bajo fuego enemigo, la batería de brecha establecida a tiro de pistola contra el frente avanzado de San Pedro Mártir y después sirvió la batería de cañones de a 16 que se estableció contra el cuerpo de la plaza. Por el mérito que contrajo en estas operaciones fue agraciado con el grado de Capitán de Infantería. En 1847 se casó con Aurora del Río y Beade y en 1852 ya tenía cuatro hijos. El 13 de Junio de 1853 murió a causa de la fiebre epidémica (27).

 

           Poco antes de morir escribió una carta (28) a su mujer que, por su interés sentimental, se transcribe a continuación:

 

Vigo,14 de Noviembre de 1852.

 

           Mi siempre adorada Aurora: cuando leas esta ya habré dejado de existir; esta idea me aterra, pues al morir yo quisiera no dejar en este mundo seres tan queridos como tú, amada mía, y nuestros hermosos y adorados niños.

 

           Me asusta la idea de dejarte sola con tantos hijos y tan pocos recursos y de que algún día, olvidándote de mí y de cuanto te amo, te cases otra vez: el imaginarme que puedas querer a otro y ser feliz con él me llena de tristeza. Te suplico no te vuelvas a casar por respeto a mi memoria y por no hacer infelices a nuestros hijos.

 

           Desde que tuve el gusto de conocerte mi único deseo ha sido hacerte feliz; he puesto todos los medios para ello, pero quizás no lo haya conseguido: te pido perdón por los disgustos que te ocasionase y deseo estés convencida de cuanto te he amado y amo; mi felicidad ha sido lograr ser tu esposo y ahora se cifra en que me ames y adores a nuestros niños.

 

           Te doy las gracias por tu honrada conducta, recogimientos y sujeción que te has impuesto; no puedes imaginarte cuanto te agradezco hayas criado a todos nuestros hijos y el tormento que hubiera sido para mí el que una extraña te robase su cariño.

 

           Hoy he otorgado mi testamento con el objeto de evitarte alguna molestia y dejar en claro nuestros asuntos; te nombro tutora y curadora de nuestros queridos hijos y espero seas para ellos un modelo de madre. La mayor gloria que puedes tener es educarlos bien y llenos de honor, sacrificándote por ellos; no dudes que a más de la satisfacción y orgullo que esto te causara hallarás la recompensa debida a tus afanes, pues unos hijos que todo lo deban, no podrán menos de respetarte y adorarte. Imbúyeles los principios de moral y honor que son el origen de todo lo bueno; creo haberlos seguido durante mi vida y a ellos debo la satisfacción de no tener nada de qué avergonzarme y el haber sido y ser tan feliz.

 

           Procura darles una brillante y sólida educación, para lo cual no debes perdonar sacrificio alguno; no debes separarlos de tu lado cuando lo exija tu bien, pues todo es preferible a verlos tan desgraciados como, por un cariño mal entendido, lo es mi hermano Enrique.

 

           Te pido por su bien y el tuyo que no les permitas gastar ningún lujo, pues nunca lo podréis tener ni competir con Paco, Ramón ni otros que poseen bastantes bienes. Acostúmbralos desde niños al orden y economía y jamás les digas pertenecer a una familia ilustre y rica; pues aunque tus padres hayan tenido y los míos tengan grandes rentas, por efecto de mil causas que no ignoras nosotros seremos siempre pobres o si lo más tendremos una regular fortuna. Yo he sido educado con lujo y en la idea de ser un gran potentado y ahora gasto más de lo que debiera.

 

           Te consta bien los inmensos beneficios que debemos a Manuela y a Ramón; procura pagárselo con mucho cariño y complaciéndolos en todo lo razonable: haz que nuestros hijos los quieran y respeten como a unos padres haciéndoles entender que han sido nuestro amparo. Si Ramón se casa sepárate de su compañía antes de que lo verifique; procura siempre complacer a su mujer para evitar disgustos y porque por nuestros hijos tendrás que hacer muchos sacrificios.

 

           A Manuela contémplala porque es muy buena y tanto a ti como a los niños os quiere muchísimo: si no se casa naturalmente será siempre tu compañera.

 

           Consulta todo con Ramón y Ordóñez y antes de dar cualquier paso medítalo bien, pues una ligereza puede comprometerte.

 

           Procura llevarte bien con mis padres y aun interesarlos para que señalen alguna cantidad a nuestros hijos, pero no intimes demasiado con ellos.

 

           Llévate bien con mis hermanos; ten mucho cuidado con aislarte y cumple con ellos y con todo el mundo, pues si llego a faltar antes que tú verás por desgracia que necesitas de todos.

 

           Ten el mayor orden y economía; haz que los niños se críen con mucha religión y sujeción; en llegando a los diez y ocho años dales una prudente libertad; sé para ellos una amiga a quien no oculten nada y procura dirigirlos siempre bien para que no se extravíen. No perdones medio ni sacrificio para ponerlos desde temprano en carrera, procurando sean un modelo de buena educación y virtud y que no se obscurezcan.

 

           Más consejos quisiera darte querida mía; pero no teniendo ahora presentes todos los que puedas necesitar solo te pido te conduzcas siempre con la mayor honradez y honor, segura del acierto.

 

           Ten siempre presente esta carta y cuando nuestros amados niños sean mayores que lo lean y sepan cuanto los quiero y que mi mayor pena será dejarlos sin que ya todos tengan una carrera brillante. La mayor prueba de cariño y respeto a mi memoria que puedan darme es obedecerte y ampararte, ser muy estudiosos y que jamás cometan una acción que pueda calificarse de poco delicada.

 

           Concluyo esta carta, esposa mía pidiéndote que jamás me olvides, dándote gracias por lo feliz que me has hecho y rogando a Dios que a ti y a nuestros hijos os colme de felicidades y os conceda su bendición, como yo os la doy con toda la efusión de mi corazón.

 

           Adiós mi idolatrada Aurora; espero nos reunamos todos en el cielo y que hasta la muerte te adorará tu amante esposo

 

                       Pepe

 

           Fueron sus hijos: Roberto (que sigue), Alfredo (que heredó el pazo de La Misericordia), Ramiro y Álvaro. Todos ellos con sucesión que llega hasta nuestros días y que se tratan más abajo. Ahora continuamos el relato con el mayor, que fue:

 

XIIa.- ROBERTO BERMÚDEZ DE CASTRO DEL RÍO.

 

           Nació en La Coruña el 25 de Abril de 1848 y fue el primogénito de cuatro hermanos. Ingresó, a los 15 años de edad, en la Academia de Artillería de Segovia (1863). Durante el reinado de Amadeo de Saboya (1872) tuvo que hacer frente a la insurrección republicana del arsenal de Ferrol. En aquel episodio se encontró en el fuego sostenido entre los fuertes de la plaza defendidos por las tropas y los barcos de guerra que tenían los sublevados y formó parte en las demás operaciones hasta que entraron las tropas en el citado arsenal por haber sido desalojado de él los insurrectos. Por ello recibió la Cruz Roja del Mérito Naval.

 

           En 1874 le fue concedida la Cruz Roja de 1ª Clase del Mérito Militar por las acciones que tuvieron lugar en Galicia: salió con su compañía para la provincia de Lugo en persecución de las partidas carlistas que vagaban por esa provincia.

 

        En marzo de 1875 salió con 24 artilleros para el Valle de Mena a relevar el destacamento del Parque Móvil de Artillería escoltando un convoy de municiones.

 

           El 16 de mayo de 1875 fue encargado de conducir un convoy de municiones para la Brigada que llevaba dos días de fuego con los carlistas teniendo que pasar bajo las trincheras de éstos.

 

En 1876 fue reconocido Benemérito de la Patria.

En 1881 ocupó la Comisión de Profesor de la 2ª Academia del Regimiento.

En 1884 fue Gobernador Interino del Castillo de San Felipe en Ferrol

En 1890 formó parte de la Junta de Higiene contra la epidemia colérica. En 1896 fue destinado a Cuba. Desembarcó en la Habana el 4 de mayo de ese año y a los 6 días embarcó en el vapor correo "Satrústegui" rumbo a la península por retiro anticipado (29).

 

           En 1900 murió su mujer, dejándole heredero del pazo de Culleredo. Éste se lo cedió a su hijo Luis (hermano del abuelo) porque era el único de sus hijos que no tenía otro medio de vida.

 

           Roberto murió el 22 de enero de 1935 a los 86 años de edad en su casa de la calle Tabernas de La Coruña.

 

           Su mujer fue Felisa Feijóo y Belorado, que había nacido en La Coruña el 21 de febrero de 1856. Vivió, junto a su marido en la casa de la calle Tabernas de La Coruña y desde allí se tiró al mar para salvar a dos señoras que “hallándose en el Baño del Parrote se vieron en inminente peligro de perecer ahogadas.” Le fue  otorgada  la  medalla  de  plata  de  Salvamento de Náufragos “por su valor, abnegación y caridad sublime en arrojarse al mar para prestar auxilio personal primero, y más tarde enviando a las víctimas bebidas tónicas para su restablecimiento” (30). Murió en La Coruña el 1 de mayo de 1900. (Pincha aquí para ver sus sucesión)

 

XIII- JOSÉ BERMÚDEZ DE CASTRO Y FEIJÓO. Nació en La Coruña el 2 de octubre de 1884 y fue el cuarto hijo de una familia de diez hermanos. A los 20 años (1904) ingresó en la Academia de Artillería de Segovia donde permaneció hasta 1910.

 

           Durante la guerra con Marruecos (1909-1925) José fue destinado a Melilla (1911) donde tuvo que hacer frente a los "tiroteos y escaramu-zas sostenidas a orillas del río Kert". Su comportamiento en aquel episodio le hizo merecedor de La Cruz de Primera Clase del Mérito Militar con Distintivo Rojo.  

 

        En 1914 le fue concedida otra Cruz por los servicios prestados en el territorio de Larache (Marruecos). En 1915 volvió a la península para ocupar la comisión de Habilitado y Profesor de la Academia de Cabos del Regimiento. Ese mismo año se casó, en La Coruña, con Pilar Ozores Santaló (28-octubre-1915). Permaneció en esta ciudad  hasta 1922, cuando fue destinado al 15º Regimiento de Artillería Ligera de Pontevedra.

 

           Fue Gobernador Civil de Álava (1934), Almería y Oviedo (1935).

 

           La Guerra Civil le sorprendió en Santiago, donde estaba al mando de la Comandancia Militar de aquella ciudad (31)Dicen algunos (32) que fue obligado a sublevarse a punta de pistola. El caso es que Santiago se declaró pronto del lado de los nacionales.

 

           Durante la Guerra estuvo destinado en la Artillería Ligera Nº 16, en las Fuerzas Aéreas del Norte y en el Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 72. Por los méritos contraídos en la "campaña de Liberación Nacional" le fueron concedidas la Medalla de Campaña, la Cruz Roja y la Cruz de Guerra.

           El 1 de Marzo de 1940 ascendió a Coronel y en 1942 fue Director de la Academia Premilitar y mando de la 52 División y Jefatura del Territorio de Riff. Fue Jefe de Artillería del sector de Tánger (33).

 

           Murió el 11 de diciembre de 1971. Entre sus hijos estaban: Gonzalo, Fernando y Juan Luis. De cada uno de ellos existe un escudo que se estudia en la sección de Heráldica.

             Su sucesión la puedes consultar en Descendencia de ROBERTO BERMMÚDEZ DE CASTRO DEL RÍO. Ahora continuamos con los hermanos de Roberto, que fueron:

 

XIIb.- ALFREDO BERMÚDEZ DE CASTRO Y DEL RÍO. Licenciado en jurisprudencia y Abogado. Alcalde de La Coruña en 1897. Nació en La Coruña el 31 de agosto de 1849 y falleció en su cas de la calle de Damas nº 11 de La Coruña el 22 de mayo de 1920 (34). (Pincha aquí para ver su sucesión).

(Fotografías facilitadas por Carlos de Odriozola y Rico-Avello)

 

XIIc.- RAMIRO BERMÚDEZ DE CASTRO Y DEL RÍO. Teniente Coronel de Caballería. Nació en Gijón el 30 de enero de 1851 y falleció en el Paseo de la Dársena nº 21 de La Coruña el 1 de diciembre de 1921 (35). (Pincha aquí para ver su sucesión).

 

(Fotografías facilitadas por Carlos de Odriozola y Rico-Avello)

 

Carlos de Odriozola ha descubierto un óleo precioso de Ramiro Bermúdez de Castro y del Río pintado por Jose Ferre Clauzel:

 

 

Copyright: Jose Ferre Clauzel©2015.

Atención: Esta totalmente prohibida la reproducción de las obras en otros medios electrónicos  o impresos sin la autorización del autor. Se ha autorizado para este sitio.

Se he pintado con uniforme del regimiento de Cazadores de Galicia nº 1 con el que, a finales del año 1874, mandó varias cargas de caballería contra el cabecilla de la partida carlista Juan Suárez, a los que consiguió siempre poner en fuga y dispersarlos. Dichas cargas se dieron en Orense, en los alrededores del monte As Culpilleiras.
La dificultad de la ejecución del óleo, cuyas medidas con 40x60cm se han centrado en el rostro, de escasos 2,5cm. I
nformación de: http://m.joseferreclauzel.com/#/ARTE-MILITAR.html

Si alguien estuviera interesado en un cuadro similar puede ponerse en contacto con el autor: http://m.joseferreclauzel.com/#/CONTACTO-CONTACT.html

 

XIId.- ÁLVARO BERMÚDEZ DE CASTRO Y DEL RÍO. Nació en La Coruña el 9 de agosto de 1852 y falleció en la calle Riego de Agua nº 7 de La Coruña el 21 de enero de 1912 (36). (Pincha aquí para ver su sucesión).

  (Fotografía facilitada por Carlos de Odriozola y Rico-Avello)

 

 

Datos de:

 

1.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: Los Señores de Galicia. Fundación Pedro Barrié de la Maza. La Coruña, 2000. Pág. 59.

 

2.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Páginas 123 y 124.


3.- SÁNCHEZ DE LA ROCHA TÁBOAS, José. Blasones y Linajes Tudenses. Excma. Diputación Provincial de Pontevedra. 1999. Páginas 204 y 205.

 

4.- Seguiremos, en gran parte, la genealogía descrita en ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Páginas 123-181.

 

5.- Ídem página 124.

 

6.- PRESEDO GARAZO, Antonio: Nobleza y régimen señorial en Galicia. Universidad de Santiago de Compostela. Santiago de Compostela, 2011. Página 66.

 

7.- Los datos que aparecen aquí, desde la última cita (6), han sido extraídos de ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Páginas 125-135.

 

8.- MESSÍA DE LA CERDA Y PITA, Luis Francisco: Labras herádicas de Museo de Pontevedra. Excma. Diputación Provincial de Pontevedra. Vigo, 1991. Página 278.

 

9.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Páginas 135-137.

 

10.- GRATO AMOR. Inventario Pazos y Torres Pontevedra y Tierra de Montes. Ed. Asociación Amigos de los Pazos. 1985. Tomo 7. Página 64.

 

11.- MARTÍNEZ-BARBEITO, Carlos: Torres, Pazos y Linajes de la Provincia de La Coruña. Ed. Everest. 1986. Pág. 31.

 

12.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Páginas 136 y 137.

 

13.- PRESEDO GARAZO, Antonio: Nobleza y régimen señorial en Galicia. Universidad de Santiago de Compostela. Santiago de Compostela, 2011. Página 148.

 

14.- CRESPO POZO, José: Blasones y Linajes de Galicia. Santiago. 1965. Tomo II. Página 201.

 

15.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Páginas 138-160.

 

16.- SÁNCHEZ GARCÍA, Jesús Ángel: El jardín de una élite. Los Bermúdez de Castro y el pazo de Montecelo en los siglos XVIII y XIX. Universidad de Santiago de Compostela, 2002. Página 119.

 

17.-  Ídem página 122.

 

18.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Páginas 123-166.

 

19.-  Ídem páginas 163-166

 

20.- Según una carta de su puño y letra escrita a la Reina Isabel II que se conserva en su Expediente Miliar en el Archivo Militar de Segovia.

 

21.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Página 165.

 

22.- SÁNCHEZ GARCÍA, Jesús Ángel: El jardín de una élite. Los Bermúdez de Castro y el pazo de Montecelo en los siglos XVIII y XIX. Universidad de Santiago de Compostela, 2002. Página 123.

 

23.-  Ídem página 125.

 

24.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Página 166.

 

25.-  Ídem página 169.

 

26.-  Ídem páginas 169-173.

 

27.- Según su Expediente Miliar en el Archivo Militar de Segovia.

 

28.- Documento aportado por Fernando Bermúdez de Castro y Ozores (Chicho), a quien agradecemos su generosidad.

 

29.- Según su Expediente Miliar en el Archivo Militar de Segovia. Otros datos de los certificados de Nacimiento y Defunción.

 

30.- Documento aportado por Fernando Bermúdez de Castro y Ozores (Chicho), a quien agradecemos su generosidad.

 

31.- Según su Expediente Miliar en el Archivo Militar de Segovia. Otros datos de los certificados de Nacimiento y Defunción.

 

32.- Según el periódico “El Correo Gallego” de 30 de Octubre de 2005.

 

33.- Según su Expediente Miliar en el Archivo Militar de Segovia. Otros datos de los certificados de Nacimiento y Defunción.

 

34.- ODRIOZOLA Y RICO-AVELLO, Carlos de: Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, Señores de La Fortaleza de Gondar. Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Volumen IX. 2005-2006. Madrid. Página 177.

 

35.-  Ídem páginas 178 y 179.

 

36.-  Ídem página 179.