GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

PEDRO FERNÁNDEZ DE CASTRO Y LA SUSTITUCIÓN DE LOS OSORIO.

 

 

            Como vimos en el capítulo anterior Fernán Ruiz de Castro demostró lo peligrosos que podían llegar a ser Los Castro en Galicia con un exceso de poder.

 

            Muerto Fernán Ruiz en 1305 y refugiado su hijo Pedro en Portugal, se hacía necesario cubrir el hueco en los puestos que quedaban vacantes.

 

            En un principio el sustituto elegido fue el propio artífice de la muerte de Fernán Ruiz: el Infante Felipe, que fue, como algunos de los Castro, Mayordomo Mayor del Rey, Adelantado Mayor de Galicia y Pertiguero Mayor de Santiago, verdadera pieza clave para el dominio de Galicia (en palabras de Eduardo Pardo de Guevara). A éstos añadió la encomienda del obispado de Lugo y la posesión de los estados de Cabrera y Ribera.

 

            El Infante Felipe falleció en 1327 y había que buscar un nuevo sustituto. El elegido tendría que ser de la máxima confianza del Rey, y quién mejor que su propio privado: Álvar Núñez Osorio. Este nuevo personaje fue el primero en recibir el título de Conde de Trastámara, Lemos y Sarria además del señorío de Cabrera y Ribera y fue Camarero Mayor del Rey, Mayordomo Mayor, Adelantado Mayor de la Frontera y Pertiguero Mayor de la Tierra de Santiago. Tan altos cargos debieron afectarle gravemente pues, al año siguiente de su nombramiento (1328), asesinó a su hermano Juan en una acción que los historiadores no han encontrado explicación. (Para la filiación de los Osorio véase linaje de Osorio).

 

            El Rey Alfonso XI, amigo de ambos hermanos, ordenó la ejecución del asesino, por lo que la posesión de Tratámara, Lemos y Sarria volvía a quedar vacante (Datos hasta aquí de: PARDO DE GUEVARA, Eduardo: Los Señores de Galicia. Fundación Pedro Barrié de la Maza. La Coruña, 2000. Pág. 128-130 y 315).

 

            Mientras tanto, Pedro Fernández de Castro, esperaba pacientemente su oportunidad. Se fue ganando la confianza de los nobles gallegos, principalmente del clero: en 1327 su madre tomó el hábito de Santiago dejando a esta Orden toda su hazienda y nombradamente la villa y castillo de Uzero con sus aldeas y otros castillos y haziendas en tierra de Santiago y  Toroño en Galicia. En agosto de 1328, Pedro Fernández recibió la encomienda de la ciudad de Lugo y sus cotos en atención a los servicios que había hecho a su Iglesia. Sin embargo, teniendo en cuenta las condiciones impuestas, parece que aún no gozaba de la confianza completa:

 

            - no podía entrar en la ciudad más que con cuatro caballeros y escuderos,

            - tuvo que hacer pleito y homenaje de defender aquella Iglesia y

            - hacer vasallaje por el tiempo de su permanencia a quienes le acompañasen.

 

            Pronto demostró su valía pues apenas un mes después asumía la preciada Pertiguería Mayor de Santiago.

 

            Dos años en ese puesto le bastaron para convertirse en uno de los personajes de máxima confianza del Rey Alfonso XI y así aparece, en el año 1330, en la ceremonia de fundación de la Orden de la Banda flanqueando al propio Monarca: cuando el Rey fue encima del caballo púsole una espuela don Alonso, fijo del Infante don Fernando, et la otra espuela le puso don Pedro Fernández de Castro.

 

            Cuando, unos días después, el Rey armó caballeros de la Banda a los Ricos-hombres de su casa, el de Castro fue el primero en recibir la distinción.

 

            En 1332 fue designado Mayordomo Mayor y recibió la ansiada villa y tierra de Monforte.

Castillo de Lemos.

Fotografía de Pablo Bermúdez de Castro y Blasco.

 

 

            En 1336 recibió el Burgo de Caldelas con sus tierras y la Puebla de Valedorras.

 Castillo de Castro-Caldelas.

Fotografía de Pablo Bermúdez de Castro y Blasco.

 

            Ese mismo año recibió la orden de auxiliar Badajoz, que estaba cercada por Juan Núñez de Lara: doscientos años después de sus primeros desencuentros, Los Castro y Los Lara seguían combatiendo como eternos rivales.

 

            En 1340 recibió el Adelantamiento Mayor de la Frontera y la villa de Ponferrada, probablemente como recompensa por el apoyo prestado a Alfonso XI en las batallas andaluzas contra el Rey de Marruecos y el de Granada.

 Castillo de Ponferrada.

Fotografía de Pablo Bermúdez de Castro y Blasco.

  

            En 1343 Pedro Fernández de Castro falleció por la epidemia que afectó a tantos que sitiaban Gibraltar.

 

 

Datos de: PARDO DE GUEVARA, Eduardo: Los Señores de Galicia. Fundación Pedro Barrié de la Maza. La Coruña, 2000. Pág. 128-130 y 315; 144-154.