GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

SOTOMAYOR ANTES DE PEDRO MADRUGA.

 

Pincha aquí si quieres volver a la página

anterior: ULLOA EN EL SIGLO XV

Pincha aquí si quieres ir a la página

siguiente: LOS MOSCOSO EN EL SIGLO XV

 

 

         La de Sotomayor y la de Altamira fueron, probablemente, las dos Casas gallegas que más aumentaron su poder en el siglo XV. Nos fijaremos ahora en la primera y dejaremos la segunda para el próximo capítulo.

 

         Bajo la influencia de Pedro Madruga (segunda mitad del siglo XV) quedaban las villas de Pontevedra, Vigo, Redondela, Caldas, los puertos de la ría de Arosa, Tui y Baiona y las fortalezas de Cotobad, Santa María de Alba, Trinidad, Tebra, Castro Maceira, Fornelos, Picaraña, Salvatierra, Tenorio y Sotomayor (1).

 Villas y fortalezas bajo dominio de Pedro Madruga.

 

         Sin embargo, su padre, Fernán Yáñez de Sotomayor, únicamente aparece como Señor de la Casa y Fortaleza de Sotomayor y de la Casa y Torre de Fornelos (2). El propio Vasco de Aponte reconoce que Álvaro Páez de Sotomayor tenía más vasallos que su padre: poisque vivían e acostaban coel mayores homes que non co seu pai (3)

 

         De hecho, en la primera mitad del siglo XV, el resto de villas aparece en posesión de personas ajenas a este linaje:

 

- El señorío de Tui fue concedido al obispo Aderico en el año 1095. Desde entonces fue Sede Episcopal (4).

 

- Baiona, Salvatierra, Tui y Redondela fueron tomadas por los monarcas portugueses en sucesivas ocasiones en la segunda mitad del siglo XIV y primera del XV, siendo recuperadas otras tantas por los monarcas castellanos (5);

 

- La última vez que consiguieron entrar los portugueses en Tui fue en 1418, aunque prosiguieron las incursiones en otras villas como Salvatierra, Goián, A Guarda, Porriño… (4)

 

- Salvatierra fue donada por Juan II a Rodrigo de Villandrando, Conde de Ribadeo, que en 1446 la vendió por 10.000 florines a Diego Pérez Sarmiento, Conde de Santa Marta (5).

 

         Precisamente con Diego Pérez Sarmiento tuvo Álvar Páez uno de los más duros enfrentamientos: tras la muerte de Fernán Pérez de Sotomayor (1440), su viuda Leonor de Mesía y el Conde de Santa Marta entraron en conflicto por la fortaleza de Castro Cabadoso (en el actual Concello de Carballino) y las tierras de Orcellón y Avión. Tanto los Sotomayor como los Sarmiento alegaban derechos más o menos fundados y finalmente Diego y Leonor de Mesía llegaron a un acuerdo que no parecía satisfacer a Álvar Páez de Sotomayor. Los enfrentamientos no se hicieron esperar alcanzando una violencia extrema con robos, destrozos de bienes… (6)

 

         La situación bélica llegó a oídos del Rey que envió al Conde de Lemos a mediar en el conflicto. Finalmente, el de Sotomayor se vio obligado a restituir al conde de Santa Marta la fortaleza de Castro Cabadoso.

 

         Las tensiones entre Diego Pérez Sarmiento y Álvar Páez de Sotomayor continuaron en la ciudad de Tui (6).

 

         La II Revuelta Irmandiña (1467) sorprendió, precisamente en Tui, a Álvar Páez de Sotomayor en cuyo asedio acabó falleciendo sin dejar sucesión. Su hermano ilegítimo, Pedro Madruga, acabaría haciéndose cargo de la Casa (2).

 

  

Datos de:

  

1.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: El Mariscal Pardo de Cela. Editorial Alvarellos. Lugo, 1981. Páginas 105 y 106.

 

2.- BUGALLAL Y VELA, Jaime de: Casa de Sotomayor. Gran Enciclopedia Gallega. Edita: Silverio Cañada. 1985. Tomo 28. Página 238.

 

3.- APONTE, Vasco de; Relación de Algunas Casas y Linajes del Reino de Galicia. Hemos manejado la edición parcial titulada Pedro Madruga. Edición Castrelos. Vigo. 1972. Página 13.

 

4.- GÓMEZ SOBRINO, Jesús y GONZÁLEZ SANTISO, Aquilino: Historia de Tui. Gran Enciclopedia Gallega. Edita: Silverio Cañada. 1985. Tomo 29. Páginas 163 y 164.

 

5.- GONZÁLEZ PÉREZ, Claudio: Salvatierra de Miño. Aspectos humanos y económicos. Gran Enciclopedia Gallega. Edita: Silverio Cañada. 1985. Tomo 27. Página 176.

 

6.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: El Mariscal Pardo de Cela. Editorial Alvarellos. Lugo, 1981. Páginas 322 y 323.