GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

BIOGRAFÍA DE FERNANDO (BERMÚDEZ) DE CASTRO.

 

Pincha aquí si quieres volver a la página

anterior: ORIGEN DEL APELLIDO

Pincha aquí si quieres ir a la página siguiente:

FERNANDO BdC y el BREVIARIO DE MIRANDA

        Don Fernando Bermúdez de Castro fue el I abad de la Colegiata de Santa María del Campo de La Coruña (1), el I señor de Montaos (2) y el primero en usar el apellido Bermúdez de Castro (3).

      Fue, además, el primer varón de su linaje en usar el tratamiento de “don”: comenzaron a usarlo los ricos hombres y grandes señores (y no todos) al originarse los mayores linajes, pero la pequeña y mediana nobleza no lo usó hasta el siglo XVI y algunos el XVII; además, fueron las damas las primeras en usar el “doña” antes que los varones el “don” (4). En el caso que nos ocupa, la madre y las hermanas de Fernando sí usaron el “doña” pero ni su abuelo, ni su padre, ni su hermano, ni su hijo lo usaron. Don Fernando lo usó, al menos, desde 1464 (5).

         Nació hacia 1430 (6) como segundo hijo de Pedro Bermúdez de Montao y doña Leonor de Castro (7).

        Su padre administraba, en nombre del arzobispo de Santiago, las merindades de Montaos, Vilaprego y Dubra (La Coruña) y la fortaleza de Penaflor (Pontevedra) (8). Su madre era hija del I señor de Castroverde (Lugo) y prima de los Condes de Lemos, los más poderosos señores laicos de Galicia (9).

         El hermano mayor de Fernando, que se llamaba Pedro, como su padre, sucedió a éste en la administración de los territorios citados (10) mientras que Fernando optó por la vocación religiosa y en 1455 fue ordenado diácono (11). Dos años más tarde ya era Arcediano de Nendos (12). Como Arcediano de Nendos estaba a cargo de numerosas parroquias en Faro, Bergantiños, Xanrozo, Abegondo, Cerveiro, Pruzos y Bezoucos, comarcas de influencia de las ciudades de La Coruña y Betanzos (13).

         Al morir su hermano Pedro sin sucesión en el año 1463, don Fernando se hizo cargo de las merindades Montaos, Vilaprego y Dubra. Lo lógico sería que renunciara a su vocación religiosa para dedicarse a la gestión de esas tierras pero no lo hizo y combinó ambas realidades: en un documento de 1464 aparece como Arcediano de Nendos y tomando decisiones sobre las tierras que administraba (14).

 (Pincha en la imagen para ampliar)

Arquivo do Reino de Galicia. Colección de documentos en pergamino. Sig.: P-662

(Publicado con autorización de la CONSELLERÍA DE CULTURA, EDUCACIÓN E ORDENACIÓN UNIVERSITARIA. Expediente: 2014/122.)

        Don Fernando se aprovechó de su doble condición para ampliar sus ingresos recibiendo el foro del Monasterio de Santa Clara en el año 1467 (15), el mismo año que saltó la Rebelión de los Irmandiños.

        Durante los años de dominación irmandiña (1467-1469) se mantuvo del lado del arzobispo de Santiago, llegando a donar importantes bienes a la mesa capitular en el año1468 (16). Sin embargo, aprovechó el exilio del Arzobispo de Santiago para identificarse abiertamente como Señor de Montaos. Era el primero de su linaje que lo hacía (2).

       Finalizada la contienda irmandiña, don Fernando continuó su carrera religiosa (sin abandonar su señorío laico) y ejerció como Comendatario del Monasterio de San Paio de Antealtares entre los años 1484 y 1485 (15) y en enero de 1489 accedió a la dignidad de deán de la catedral de Santiago (17). Ese mismo año don Fernando solicitó el priorato de la Colegiata de Santa María del Campo de La Coruña (18). Lo consiguió gracias a las bulas del papa Sixto IV de los años 1467 y 1468 y además incorporó la iglesia de Santa María de Cambre y Santo Thomé de Monteagudo. Con el priorato aumentó de cuatro a doce el número de canónigos de la Colegiata. Desde la propia Iglesia de Santa María del Campo, el juez, nombrado por el Arcediano, solía julgar, e librar los pleitos e facer abdencia (19).

Colegiata de Santa María del Campo de La Coruña.

Fotografía de Pablo Bermúdez de Castro y Blasco.

        Sacó partido, incluso, de la política centralista de los Reyes Católicos a los que muy tempranamente ofreció sus servicios (20). Tal ofrecimiento no era gratuito, pues no tardó en pedir su recompensa: preocupado ya por su sucesión, el clérigo solicitó, a los Reyes Católicos, la legitimación de un hijo natural habido en una doncella llamada Elvira Sánchez (21). Además, solicitó que los monarcas pidieran al papa que erigiera la Colegiata de Santa María del Campo en Abadía Secular. Esto convertía la Colegiata en patronato real, lo que interesaba a los monarcas, pero, sobre todo, convenía a don Fernando, pues, con ello conseguía, como Abad, la omnímoda jurisdicción ordinaria y espiritual en todas las parroquias de la ciudad e iglesias del contorno, comprehendidas en el arciprestazgo de Faro… (22).

         Con todas sus peticiones escuchadas y contestadas positivamente tanto por los Reyes Católicos como por el papa Alejandro VI nada le impedía ya establecer el vínculo y mayorazgo de Montaos en favor de su hijo Pedro Bermúdez de Castro, lo cual se redactó el 12 de enero de 1494 en el puerto de Caión (23).

        Diácono, Arcediano, Canónigo, Comendatario, Deán, Señor de Montaos, Prior, Abad… el anciano don Fernando Bermúdez de Castro, octogenario, hestando dentro de su fortaleza de Caión, hechado, con su seso, juyçio y entendimiento natural, dixo que otorgaba hesta sua manda y testamento el 11 de enero de 1515 (24). Murió poco después (25).

Pazo-fortaleza de Caión donde don Fernando Bermúdez de Castro redactó su testamento.

Fotografía de Pablo Bermúdez de Castro y Blasco.

         Yace enterrado, según su propio deseo expresado en dicho testamento, en la misma Colegiata de la que fue su primer Abad. En la escultura de su enterramiento aparece con un libro que podía ser el Breviario en el que algunos autores aseguran que dejó plasmados sus armas: El Breviario de Miranda (Véase allí).

Enterramiento de don Fernando Bermúdez de Castro en la Colegiata de Santa María del Campo de La Coruña.

Fotografías de Jacobo Bermúdez de Castro y Blasco.


Ampliado el 3 de mayo de 2018.

Fuentes:

1.- Según la Bula de 1494 del papa Alejandro VI por la que se erige en abadía secular la iglesia de Santa María del Campo de La Coruña. Traducido y editado por Antonio PÉREZ PEREIRA. Imprenta: Mundo. Patrocinado por el Aula de Cultura Caixa Galicia.

2.-  Su padre y su abuelo firmaban con el topónimo "de Montaos' pero no como "Señores de Montaos". Véase PRESEDO GARAZO, Antonio: Nobleza y régimen señorial en Galicia. Universidad de Santiago de Compostela. Santiago de Compostela, 2011. Página 75.

3.- Con ese apellido aparece en un pergamino fechado en 1464 que puede tenerse por el documento más antiguo en el que aparece el apellido Bermúdez de Castro. Arquivo do Reino de Galicia. Colección de documentos en pergamino. Sig.: P-662.

4.- Véase MARTÍNEZ-BARBEITO, Carlos: Torres, Pazos y Linajes de la Provincia de La Coruña. Ed. Everest. 1986. Preliminar.

5.- Véanse, para comprobarlo, los documentos citados en las notas 1, 3, 6, 7, 14, 18, 20, 21, 22, 23 y 24.

6.- Fecha indicada por el Padre Crespo y repetida por Barral Ribadulla: CRESPO POZO, José Santiago: Blasones y linajes de Galicia. Bilbao. 1985. T II. Páginas 303-304. También BARRAL RIVADULLA, Dolores: La Coruña en los Siglos XIII al XV. La Coruña. 1998. Página 214. Se justifica porque, según el testamento de su padre, en el año 1445 aun no había cumplido 16 años. Una copia de dicho testamento se encuentra en el Archivo de los Duques de Alba, Sección de Lemos C-283-1 y 2. Véase también BARRAL RIVADULLA, Dolores, La Coruña en los siglos XIII al XV.

Fundación Barrié de la Maza, 1998. Página 215. Transcripción completa en AMADO CASDELO, Marcos: Poder, Dominio e Sangue. A Linaxe Bermúdez de Castro, Señores de Montaos. Edición do autor de Abril de 2017. Anexo I. Páginas 253-259. (En adelante se citará únicamente como AMADO CASDELO).

En el año 1509, además, don Fernando tenía 80 años según el Libro índice de bulas (1698), fol. 8v. citado por VELO PENSADO, Ismael: Vida y Piedra de la Colegiata Coruñesa. La Coruña 1995. Página 26. (En adelante se citará únicamente como VELO PENSADO).

7.- Según el testamento del propio Pedro Bermúdez de Montaos de 1455. Una copia de dicho testamento se encuentra en el Archivo de los Duques de Alba, Sección de Lemos C-283-1 y 2. Véase también BARRAL RIVADULLA, Dolores, La Coruña en los siglos XIII al XV, Fundación Barrié de la Maza, 1998. Página 215. Transcripción completa de dicho testamento en AMADO CASDELO, Marcos: Poder, Dominio e Sangue. A Linaxe Bermúdez de Castro, Señores de Montaos. Edición do autor de Abril de 2017. Anexo I. Páginas 253-259.

8.- Era frecuente que los obispos compostelanos concediesen propiedades rurales, e incluso villas de la Tierra de Santiago, a título de tenencias, préstamos, beneficios o mandaciones, siempre de carácter temporal y nunca hereditarias, con la obligación de rendirle reconocimiento de jurisdicción, algo así como pleito-homenaje, acudiendo con sus mesnadas cuando el prelado los llamase. Véase PARDO DE GUEVARA, Eduardo: El Mariscal Pardo de Cela. Editorial Alvarellos. Lugo, 1981. Página 54.

Sin embargo, además de las recibidas en usufructo, Antonio Presedo ha comprobado que Pedro Bermúdez de Montaos ya poseía, en heredad, la merindad de Silván y parte de Montaos. Véase PRESEDO GARAZO, Antonio: Nobleza y régimen señorial en Galicia. Universidad de Santiago de Compostela. Santiago de Compostela, 2011. Página 67. (En adelante se citará únicamente como PRESEDO GARAZO).

9.- Para el parentesco véase sección de Los Castro. Para valorar el poder de Los Condes de Lemos, véase Pedro Álvarez Osorio, Conde de Lemos.

10.- PRESEDO GARAZO. Página 67.

11.- Archivo Ducal de Alba. Sección de Lemos C-283-1

12.- PRESEDO GARAZO. Página 75.

13.- AMADO CASDELO. Página 91.

14.- Arquivo do Reino de Galicia. Colección de documentos en pergamino. Sig.: P-662.

15.- PRESEDO GARAZO. Página 74.

16.- En 1474 también renuncia a ciertos privilegios en favor del cabildo catedralicio y nuevamente en 1502. Véase PRESEDO GARAZO. Página 75.

17.- PRESEDO GARAZO. Página 76.

18.- Antes de que se trasladase la población del Viejo Faro al lugar que hoy llaman Coruña, existía ya una primitiva ermita dedicada a la Asunción que Alfonso X fundó como iglesia parroquial en el año 1246 (VELO PENSADO, p. 10). En el año 1441 dicha iglesia, llamada entonces de Santa María del Campo, se constituyó como Colegiata y su párroco fue elevado a prior (VELO PENSADO, p. 11). La bula del papa Sixto IV del año 1467 reconoció como prior a Fernando Bermúdez de Castro (VELO PENSADO, p. 17).

19.- VELO PENSADO, pp. 17-19.

20- Existen varios documentos con fecha de 1490, 1495 y 1496 en los que los Reyes Católicos agradecen a don Fernando Bermúdez de Castro vuestros buenos serviçios. Transcripción de dichos documentos en AMADO CASDELO. Páginas 263-267.

21.- Cédula de los Reyes Católicos concediendo legitimación a Pedro Bermúdez de Castro, hijo de don Fernando Bermúdez de Castro, Deán de la Santa Iglesia de Santiago. Archivo General de Simancas, 148911,28.Transcripción en AMADO CASDELO. Páginas 261-263.

22.- VELO PENSADO. Página 27.

23.- Vínculo y Mayorazgo de la Casa de Montaos otorgado por don Fernando Bermúdez de Castro a su hijo Pedro Bermúdez de Castro. Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. Registro de Ejecutorias. C. 3129, 104, fol. 4 y 17. Transcripción en AMADO CASDELO. Páginas 264-267.

24.- Testamento de don Fernando bermúdez de Castro. Archivo Histórico de la Universidad de Santiago. CM. C. 2p.1, fol.598. Transcripción en  AMADO CASDELO. Páginas 282-287.

25.- En un documento de 16 de junio de 1515 ya se cita a don Fernando como defunto. Cédula de los Reyes Católicos concediendo merced a Pedro Bermúdez de Castro, de 60.000 maravedíes anuales en rentas reales. Archivo de la Casa Ducal de Alburquerque, 392, nº 6. Transcripción en
AMADO CASDELO. Páginas 287-288.