GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

PEDRO ÁLVAREZ OSORIO, CONDE DE TRASTÁMARA.

 

Pincha aquí para volver a la página anterior:

PEDRO ÁLVAREZ OSORIO, Conde de Lemos

Pincha aquí para ir a la página

siguiente: EL SEÑORÍO DE SANTIAGO

 

         En el capítulo anterior nos fijamos en el Conde de Lemos que, aunque usaba el mismo nombre que el de Trastámara, no conviene confundirlos.

 

         Ambos descienden del mismo tronco leones representado por RODRIGO RODRÍGUEZ OSORIO, Merino Mayor de León en el siglo XIII. Sin embargo, mientras el de Lemos desciende de ÁLVARO RODRÍGUEZ OSORIO, bisnieto de aquél, el de Trasámara desciende de el hermano de éste que se llamaba PEDRO ÁLVAREZ OSORIO y fue Señor de Villalobos (véase linaje Osorio de Moscoso).

 

         PEDRO ÁLVAREZ OSORIO, Señor de Villalobos, comenzó a destacar en 1440 apoyando a Juan II contra la coalición nobiliaria pro-aragonesista (1). A la hora de recibir recompensa, el de Villalobos había pensado en Villafranca y Ponferrada, por lo que comenzó ya la rivalidad con su homónimo de Cabrera y Ribera. El Rey tuvo que negárselos al de Villalobos porque se podían recrecer en mis reynos grandes bullicios e escándalos. A cambio le otorgó el título de Conde de Trastámara (2).

 

         Aunque pareció aplacarse el problema, el ahora Conde de Trastámara continuó su ansia expansiva y, tras los conflictos por Ponferrada, Sarria y Chantada también fueron blanco de sus pretensiones las tierras de Navia y Burón. Ante ello, en 1449, el Rey tuvo que volver a intervenir marcando los límites de Trastámara y volver a negar todas las otras tierras que fueron del duque don Fadrique mi tío, por quanto no fue mi merced de vos las dar nin di nin tal fue mi yntención (3).

 

         La hegemonía del de Lemos quedaba respaldada continuamente por el Rey pero el de Trastámara, como el resto de nobles gallegos, no estaba dispuesto a renunciar a sus pretensiones expansionistas, que por otro lado, eran necesarias para el mantenimiento del sistema señorial.

 

         El centro de conflicto más problemático en ese tiempo fue, sin duda, el señorío de Santiago. Por su complejidad y entidad, se tratará en el siguiente capítulo y volveremos a hacer alusión al de Trastámara y al de Lemos cuando veamos el cerco de la ciudad de Santiago.

Datos de:

  

1.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: Los Señores de Galicia. Fundación Pedro Barrié de la Maza. La Coruña, 2000. Página 308.

 

2.- Ídem página 309.

 

 3.- Ídem página 331.