GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

MENTALIDAD CABALLERESCA EN EL SIGLO XV.

 

Pincha aquí para volver a la página anterior: MATRIMONIOS DE CONVENIENCIA (S. XV)

Pincha aquí para ir a la página siguiente: REPARTO DE TIERRAS TRAS LA DERROTA IRMANDIÑA

 

         El mayor anhelo del caballero gallego del siglo XV era el engrandecimiento de su Casa, de su estirpe. El jefe de cada linaje necesitaba ampliar sus dominios territoriales y adquirir un prestigio personal que le asegurara un respeto a su posición como base sobre la cual mantener y aumentar su poder (1).

 

         El respeto se ganaba gracias al temor de sus adversarios. Vasco de Aponte, en la obra que escribió entre 1510 y 1530 (2), acumula adjetivos de alabanza para los más sanguinarios caballeros:

 

- … era mui mañoso y mui sutil y mui sabio y mui sentido en cosas de guerra, era mui franco, y trataba bien a los suyos y era mui cruel con los enemigos…

- …e lle matóu moitos criados, nunca tal honra sacara se non foi polo socorro da casa de Soutomaior.

- …mais él, como bó cabaleiro, esforzóu os seus e acometéu aos outros de tal maneira que os vencéu. Prendéu, feríu e matóu a cantos quixo.

- …e porque ía moi feroz, ninguén se puña diante.

- … e eso, houberon de obedecer á postre a Fernán Pérez, máis por forza que por grado.

- … fixo matar a uns, e a outros cortar pes, y a outros prender.

- Foi grande home este Alvaro Páez…e da renda do bispo tomaba o que quería.

- De todos os ricos sacaban diñeiro, así de cregos como de leigos. E porque todos estes eran seus e de moita antiguidade, os mais deles facíano con moi boa voluntade, por sustentar a honra da casa, que era moi anterga.

- …verdadero católico, esforzado y justiciero…

- …no era bravo porque nunca oí de batallas que venciese…

- …no comía dineros del, porque comía todo el Obispado de Mondoñedo…

- …fue gran hombre…muy valiente en toda valentía, esforzado y osado en todo esforzo y osadía…

- Eran mui osados de facer calquera feito contra de Portugal e contra o arcebispo de Santiago…

- … sauno preso por la barba … levou dentro de Sotomayor, onde o tivo preso mentres foi a súa vountade. Este Fernán Yáñez finouse de vello.  Nunca foi vencido nen preso.

 

         Siendo tan crueles como parecían con sus enemigos, resulta sorprendente que los hijos de tales caballeros fueran capaces de casarse con los hijos de sus enemigos. Sin embargo, conviene recordar la diferencia que existía entre los vasallos de los enemigos y los propios señores enemigos. Eran capaces de matar moitos criados, pero respetaban mucho a los caballeros adversarios. Recordemos que, en la Rebelión Irmandiña, no fue ejecutado ningún Gran Señor:

 

- unos huyeron: Pedro Madruga, el Conde de Benavente y el Arzobispo Fonseca a Portugal; el Conde de Lemos y Pardo de Cela a Ponferrada, etc…

- otros fueron presos: Diego de Andrade, Sancho Sánchez de Ulloa

- y otros se quedaron en Galicia: Lope Sánchez de Moscoso, Suero Gómez de SotomayorGómez Pérez das Mariñas… (3) Pero ninguno ejecutado.

 

         ¿Cómo se explica que los irmandiños asaetaran a algunos por robar un pescado (4) y no haya noticia de ninguna ejecución a Grandes Señores a los que acusaban de facer moitos roubos, furtos e outras forzas (5)?

 

         Algo parecido ocurrió en sentido contrario: ninguno de los tres caudillos irmandiños fue ejecutado, sino que se incorporaron a los Grandes Señoríos a través de ventajosos matrimonios.

 

         El respeto al adversario se percibe, también, en el hecho de suspender la batalla contra Alonso de Lanzós porque acechaba la noche (a noite que chegaba), aun sabiendo que podían llegar los refuerzos de Diego de Lemos (6).

 

         Conviene recordar, al respecto, la conversación entre Bernal Yáñez de Moscoso con el Arzobispo Fonseca cuando éste permanecía secuestrado por aquél: Arçobispo, si bos me tubiesedes preso como vos tengo a bos, qué haríades? y el dicho señor Patriarca le respondiera que se le tubiese como él lo tenía que le cortaría la cabeça y quel dicho Bernal Dianes le dixera que no xe la haría cortar por ser prelado (7). El texto demuestra el respeto al prelado, a pesar de las circunstancias.

 

         Pero el respeto más sorprendente es el que surge, precisamente, de la enemistad y la batalla:

 

- A Lope Pérez cada día le corría a Bergudo y a Santiso, hasta que se hicieron amigos.

- … De Fernán Pérez cada día se vengaba hasta que de todo punto fueron amigos (8).

 

         Pudo ocurrir, además, que el matrimonio formara parte de las negociaciones que se llevarían a cabo para liberar a los presos:

 

- La Condesa de Santa Marta tenía retenido a Sancho Sánchez de Ulloa (3); pudo exigir, para su liberación, que ese Caballero se casara con Teresa, sobrina de la Condesa.

 

- Diego de Andrade, que tenía preso a Pedro Osorio (9), pudo exigir que el hijo de éste se casara con Teresa, hija del de Andrade.

 

         Lamentablemente, algunos de esos matrimonios resultaron desastrosos:

 

- Vasco da Aponte nos recuerda que Lope Sánchez de Moscoso no era hombre para mujer pues su primera esposa no le quería por marido y la segunda, hermana del Arzobispo, prefirió el suicidio a seguir con él (10).

 

- Aldonza de Mendoza, viuda ya de Fadrique, Duque de Arjona, se quejó, ante el escribano real, de la violencia y crueldad de su marido fallecido acusándole de malos tratos, robo de alhajas, dote y otros bienes, amancebamiento y de haberla tenido en prisión por más de dos años en Ponferrada (11).

 

- Pedro Bermúdez de Castro, acusó falsamente a su esposa María Fernández de Andeiro de adulterio y la tuvo encerrada hasta su muerte. Según varios testigos, siendo viva la dicha María Fernández de Andeiro, Pedro Bermúdez hizo vida maridable con Dª Violante de Andrade (12).

 

         Ya en el siglo XIV algunas esposas habían sufrido la codicia desmesurada de sus maridos:

 

- Juana de Castro es conocida como la Desamada tras el abandono de su marido, Pedro I, al día siguiente de la boda (13).

 

- Fernán Ruiz de Castro también abandonó a su esposa Juana, hermana de Enrique de Trastámara, tras someterse a la autoridad real (14).

 

         Parece que los caballeros utilizaban el matrimonio como medio para sus pretensiones territoriales; lo usaban o desechaban según el servicio que pudieran obtener de él.

 

  

Datos:

 

1.- BECEIRO PITA, Isabel. La Rebelión Irmandiña. Akal Editor. 1977. Página 78.

 

2.- Nos referimos a la Relación de Algunas Casas y Linajes del Reino de Galicia. En cuanto a la fecha de elaboración, Portela Pazos sugiere entre 1510 y 1516 mientras otros autores retrasan la fecha a 1530. Véase BECEIRO PITA, Isabel. La Rebelión Irmandiña. Akal Editor. 1977. Página 21. También PARDO DE GUEVARA, Eduardo: El Mariscal Pardo de Cela. Editorial Alvarellos. Lugo, 1981. Página 22.

 

3.- BECEIRO PITA, Isabel. La Rebelión Irmandiña. Akal Editor. 1977. Páginas 141 y 142.

 

4.- Ídem página 139.

 

5.- Ídem página 83.

 

6.- APONTE, Vasco de; Relación de Algunas Casas y Linajes del Reino de Galicia. Hemos manejado la edición parcial titulada Pedro Madruga. Edición Castrelos. Vigo. 1972. Página 21.

 

7.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: Los Señores de Galicia. Fundación Pedro Barrié de la Maza. La Coruña, 2000. Páginas 358 y 359.

 

8.- APONTE, Vasco de; Linaje de quien descendió Dª María de las Mariñas. Página 430. Citado en BECEIRO PITA, Isabel. La Rebelión Irmandiña. Akal Editor. 1977. Página 79.

 

9.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: El Mariscal Pardo de Cela. Editorial Alvarellos. Lugo, 1981. Página 85.

 

10.- Ídem página 102.

 

11.- Ídem página 255.

 

12.- Archivo Ducal de Alba, Sección de Lemos, C-283-1.

                   

13.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: Los Señores de Galicia. Fundación Pedro Barrié de la Maza. La Coruña, 2000. Página 164.

 

14.- Ídem página 169.