GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

REPARTO DE TIERRAS TRAS LA DERROTA IRMANDIÑA (1469-1474).

 

Pincha aquí si quieres volver a la página anterior:  MENTALIDAD CABALLERESCA SIGLO XV

Pincha aquí si quieres ir a la página

siguiente: CONDADO DE TRASTÁMARA

 

        Tras la derrota de los irmandiños (1469), los Grandes Señores recuperaron sus tierras y reconstruyeron las fortalezas derribadas.

 

        El Arzobispo Fonseca dispuso, en menos de un año, de un ejército permanente en Santiago de 2.000 hombres y 100 jinetes a cuyo frente estaba su hermano Luis de Acevedo, que había sido designado Pertiguero Mayor de Santiago.

 

        El primer conflicto surgió cuando Fonseca intentó reconstruir las fortalezas de Vimianzo y Messía. Lope Sánchez de Moscoso hizo lo propio con la de Altamira de manera que, según cuenta Aponte, alzaron en una noche una braça de alto que no tardaron ni dos horas en hacerlo.

 

        Fonseca lo percibió como una amenaza para sus intereses y envió a Luis de Acevedo con 1.000 peones y cien lanzas y muy buenos hombres a Altamira, en cuya defensa no habría ni 100 hombres capitaneados por Martiz de Barbeita pero que respondieron arrojando tan cantidad de piedras que obligaron a retirarse a los atacantes. Moscoso reconstruyó la fortaleza con tres cubos de cal y canto buena.

 

        Otro tanto ocurrió con la fortaleza de Cira: cuando Lope Sánchez de Moscoso ordenó reconstruirla, Fonseca envió su ejército a detenerlo y, al ser repelido el ejército compostelano, tuvo que retirarse de nuevo.

Pincha en las imágenes para ampliar.

Fotografías de Pablo Bermúdez de Castro y Blasco.

 

        Animado por las dos victorias, el de Altamira volvió a intentarlo en Mens; Fonseca hizo lo posible por evitar otra derrota y por ello, en 1471, solicitó la ayuda de los caballeros de la Tierra de Santiago. Acudieron, entre otros, Gregorio de Valladares, Tristán de Montenegro y Gonzalo López de Riobóo. Con ello Fonseca reunió 5.000 peones y trescientas lanzas que cercaron la fortaleza de Altamira. Martiz de Barbeita consiguió dividir las fuerzas del Arzobispo al salir a reclutar gente por la comarca porque consiguió que Luis de Acevedo saliera tras él.

 

        Lope Sánchez de Moscoso, por su parte, contó con la ayuda de Pedro Álvarez Osorio (Conde de Lemos), Diego de Andrade, Gómez Pérez das Mariñas, Sancho Sánchez de Ulloa y Pedro Álvarez de Sotomayor entre otros. Juntaron 4.000 peones y 300 lanzas que resultaron suficientes para poner en fuga, por tercera vez, a las tropas de Fonseca.

 

        Lope Sánchez de Moscoso continuó su ofensiva y, de la misma manera, consiguió la fortaleza de Vimianzo y, tras tres meses de asedio, la de Messía.

 

        Tras los sucesos relatados, en los que resultó claramente debilitado Fonseca, los Grandes Señores se sintieron con autoridad para proclamarse Condes: según Vasco De Aponte, Sancho Sánchez de Ulloa hízose Conde de Monterrey, y Lope Sánchez, su sobrino, Conde de Altamira, Pedro Álvarez de Sotomayor, Conde de Camiña, y dijeron a Diego de Andrade que se hiciese Conde y no quiso diciendo que más quería ser buen Cavallero que no ruin Conde…Suero Gómez de Sotomayor fízose Mariscal… y Pedro Pardo de Cela hízose Mariscal.

 

        Pero la ansiada paz aun tardaría en llegar porque continuaron algunos conflictos menores:

 

- Pedro Álvarez de Sotomayor aprovechó la debilidad de Fonseca para apoderarse de las villas de Pontevedra, Redondela y Vigo que pertenecían al Arzobispo.

 

- Pedro Pardo de Cela abandonó la tutela de Diego de Andrade, con el que tuvo varios enfrentamientos, y se erigió como Señor de sus propios Estados.

 

- El Conde de Monterrey reclamó al de Altamira las tierras de Borrajeiros, Abeancos y Benquerencia de la herencia de Vasco López de Ulloa. Este conflicto dividió a los nobles gallegos en dos bandos: los partidarios del Conde de Monterrey, que eran Fonseca y Pardo de Cela, contra los de Altamira, que eran Pedro Madruga, Diego de Andrade y Suero Gómez de Sotomayor (1).

 

- El Conde de Lemos también tuvo enfrentamientos contra los Pimentel (2) y contra los hijos del Conde de Trastámara (3).

 

- En 1473 se aliaron los más importantes nobles gallegos contra el Arzobispo Fonseca. Firmaron el acuerdo, entre otros, el Conde de Lemos, Sancho Sánchez de Ulloa, Lope Sánchez de Moscoso, Diego de Andrade, Suero Gómez de Sotomayor y Diego de Lemos, caudillo irmandiño. Sin embargo, el Conde de Lemos ignoró pronto el acuerdo y ayudó a Fonseca (4).

 

        Todo ello se complicó con la muerte de Enrique IV en 1474 y la cuestión sucesoria entre Isabel La Católica y Juana “La Beltraneja”.

 

  

Datos de:

 

1.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: El Mariscal Pardo de Cela. Editorial Alvarellos. Lugo, 1981. Páginas 117-122.

 

2.- PARDO DE GUEVARA, Eduardo: Los Señores de Galicia. Fundación Pedro Barrié de la Maza. La Coruña, 2000. Páginas 383-385.

 

3.- Ídem páginas 381 y 382.

 

4.- Ídem página 380.