GENEALOGÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
La web de los Bermúdez de Castro

EL CID Y SU PARENTESCO CON LOS BERMÚDEZ DE CASTRO.

 

 

         En los relatos épicos, como El Cantar del Mío Cid, el autor no pretende ser riguroso desde el punto de vista histórico sino que suele adornar las hazañas del héroe para servir de ejemplo a la sociedad.

         Sin embargo, Margarita Torres, con su rigor habitual, ha contrastado los datos de El Cantar del Mío Cid y la Historia Roderici con la documentación diplomática de la época para extraer unas conclusiones que, como casi siempre, nos han parecido muy convincentes. Según esas conclusiones (1), Rodrigo Díaz de Vivar era hijo de

 

I.- DIEGO FLAÍNEZ, hijo, a su vez, de FLAÍN MUÑOZ (véase linaje Flaínez). Fiel servidor de Fernando I, rey de León y Castilla, el padre de El Cid se vio envuelto en los conflictos entre el monarca castellano-leonés y su homólogo y hermano García Sánchez III, rey de Navarra. En esos enfrentamientos Diego Flaínez arrebató a los navarros el castillo de Ubierna y las plazas de Urbel y La Piedra (2). Debió gozar de la confianza de Fernando I pues el monarca le permitió gobernar las plazas antes referidas y criar a su hijo

 

II.- RODRIGO DÍAZ (EL CID) en la corte castellano-leonesa junto al Infante Sancho, futuro Sancho II. Junto a este Infante vemos al Cid participando en la batalla de Graus del año 1064 (2) donde habían acudido en apoyo del rey musulmán de Zaragoza contra Ramiro I de Aragón. Cuando falleció Fernando I, en el año 1065, el reino de León quedó dividido entre sus hijos: Sancho II se hizo cargo de Castilla, Alfonso VI de León y García de Galicia. Sancho II contó con la ayuda del Cid para reunificar el reino lo que consiguió en el año 1072 tras las batallas de Llantada y Golpejera contra Alfonso VI. La decisiva intervención de Rodrigo Díaz en esas batallas hizo que comenzara a ser conocido como El Campeador, es decir, El Batallador (3), sobrenombre con el que, incluso, llego a firmar algún documento (4).

 

         Sancho II duró poco en el trono pues a finales de 1072 un grupo de nobles se sublevaron en Zamora. Rodrigo Díaz acudió acompañando a Sancho II para sitiar la ciudad pero no pudo evitar la muerte del monarca.

 

         El nuevo rey, Alfonso VI, no dudó en contar con los servicios del Cid (aunque hubiera sido el principal apoyo de su antiguo enemigo) y le nombró juez para algunos pleitos asturianos en el año 1075.

 

         En 1079 El Cid fue enviado a cobrar las parias que debía el rey Almutamid de Sevilla. Con la misma misión, pero al rey de Córdoba, envió Alfonso VI a García Ordóñez (véase linaje Castro). Cuando El Cid estaba cumpliendo su misión en Sevilla, el rey Abdalá de Granada, apoyado por García Ordóñez, atacó al de Sevilla, al que Rodrigo Díaz se vio obligado a defender capturando a García Ordóñez, lo que provocó el inicio de la conocida enemistad entre ambos.

 

         No obstante, El Cid debió cometer algunos abusos en el cobro de las parias pues se produjeron algunas protestas en los reinos protegidos. La gota que colmó el vaso se produjo cuando Rodrigo Díaz repelió una rebelión de algunos toledanos que se adentraron en Soria. El Cid los puso en fuga y los persiguió penetrando en terreno toledano, protegido de Alfonso VI, por lo que el monarca se vio obligado a exiliar al Cid, que se puso al servicio del rey Almutamán de Zaragoza. Al servicio de ese rey taifa El Cid combatió contra aragoneses por el norte y leridanos por el este en las batallas de Almazán y Morella en los años 1082 y 1084 respectivamente. La fama batalladora del Cid continuó creciendo pues en todas ellas salió victorioso.

 

         En 1086, poco después de conquistar Toledo, Alfonso VI sufrió la derrota de Sagrajas frente a los almorávides. El rey debió echar de menos, entonces, al Cid y volvió a solicitar sus servicios para defender varias fortalezas en las actuales provincias de Burgos y Palencia.

 

         En 1088 fue enviado a controlar la frontera en el reino de Valencia pero allí comenzó a cobrar los tributos por su cuenta, al parecer, sin el consentimiento del rey.

 

         Alfonso VI, mientras tanto, conquistó la fortaleza de Aledo (en la actual provincia de Murcia) lo que provocó cierto temor en los reinos taifas de Murcia, Granada y Sevilla, por lo que solicitaron ayuda a Marruecos que envió tropas para cercar Aledo. Alfonso VI solicitó ayuda al Cid que, aunque movilizó sus tropas hacia allí, no llegó a entrar en batalla. Fuera o no intencionado el retraso, Alfonso VI lo tomó como una traición y volvió a desterrar al Cid y requisó sus bienes. Rodrigo Díaz se comportó, desde entonces, como caudillo independiente y continuó por el levante peninsular siguiendo sus propios intereses: consiguió someter Valencia y Denia (hacia 1089) a quienes protegía a cambio de tributos. En 1092 llegó a Morella pero encontró la oposición del rey de Lérida que se había aliado con el conde de Barcelona. El Cid los venció y capturó a Berenguer Ramón II. Confiado con sus éxitos, aunque ya cobraba tributos de esos territorios, quiso ir más allá y hacerse con el control absoluto de la zona: en 1094 conquistó Valencia, en 1095 Olocau y Serra, en 1097 Gandía y en 1098 Almenara y Murviedro (Sagunto). Murió en 1099 de muerte natural (3).

 

          El Cid casó con su pariente JIMENA DÍAZ, hija de DIEGO FERNÁNDEZ (5) con la que tuvo varios hijos, de los que nos interesa

 

III.- CRISTINA RODRÍGUEZ, que casó con el infante RAMIRO de Navarra (6) y fueron abuelos de BLANCA, esposa de SANCHO III de Castilla, por donde continuaría la línea de los Reyes de Castilla y León hasta ALFONSO XI (7) y  de ahí al conocido entronque con Los Bermúdez de Castro (véase tabla genealógica más abajo).

 

Datos de:

 

1.-  TORRES SEVILLA-QUIÑONES DE LEÓN, Margarita: El Linaje del Cid. Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval. Nº 13. 2002. Edición electrónica: Espagráfic. Para ver los argumentos de esta autora para esta filiación pincha aquí. Esquema genealógico en la página 19.

 

2.- Ídem, página 16.

 

3.- MONTANER FRUTOS, Alberto: El Cid Histórico. Consorcio del Camino del Cid. Burgos. 2002. Pincha aquí para ver el texto.

 

4.- Ego Rodericus Campidoctor. Dicha firma la dio a conocer MENÉNDEZ PIDAL, Ramón, en la Revista de Filología Española. T. 5. En el año 1918. Madrid, Sucesores de Hernando. Imagen digitalizada Nº 20. Línea 16 del documento original. Pincha aquí para verlo en Copia digital Valladolid, Junta de Castilla y León. Consejería de Cultura y Turismo. Dirección General de Promociones e Instituciones Culturales, 2009-2010.

 

5.- Diego Fernández, padre de Jimena, era hijo de Fernando Flaínez y nieto de Flaín Muñoz, por lo que El Cid y Diego Fernández (esposo y padre, respectivamente, de Jimena) eran primos hermanos. Véase TORRES SEVILLA-QUIÑONES DE LEÓN, Margarita: El Linaje del Cid. Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval. Nº 13. 2002. Edición electrónica: Espagráfic. Esquema genealógico en la página 19. También TORRES SEVILLA-QUIÑONES DE LEÓN, Margarita: Linajes Nobiliarios en León y Castilla (Siglos IX-XIII). Junta de Castilla y León. Consejería de Educación y Cultura. 1999. Esquema genealógico de la página 201.

 

6.- Según, por ejemplo, UBIETO ARTETA, Antonio: La participación navarro-aragonesa en la primera cruzada. Revista Príncipe de Viana. Anejo 28. Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra. Institución Principe de Viana. 1947. Página 366. Otros autores, sin embargo, llaman ELVIRA a la hija del Cid que casó con el Infante RAMIRO de Navarra. Véase SUCESORES DE RIVADENEYRA: Árboles Genealógicos de las Casas de Berwick, Alba y Agregadas. Madrid. 1927. Árboles de los reinos de Navarra y Aragón.

 

7.- SUCESORES DE RIVADENEYRA: Árboles Genealógicos de las Casas de Berwick, Alba y Agregadas. Madrid. 1927. Árboles de los reinos de Navarra, Aragón, Castilla y León.

 

 

PARENTESCO ENTRE EL CID Y LOS BERMÚDEZ DE CASTRO 


 

RODRIGO DÍAZ DE VIVAR (EL CID CAMPEADOR)


 

Casado con →

 

JIMÉNA DÍAZ

Tuvieron por hija a: ↓

 

RAMIRO SÁNCHEZ

Tuvieron por hijo a: ↓

 

 

Casado con →

 

CRISTINA RODRÍGUEZ

 

GARCÍA RAMÍREZ DE PAMPLONA

 

 

Casado con →

 

MARGARITA DE L´AIGLE Tuvieron por hija a: ↓

 

SANCHO III de Castilla

Reyes de Castilla hasta: ↓


 

Casado con →

 

BLANCA DE NAVARRA

 

ALFONSO XI

Rey de Castilla

Tuvieron por hijo a: ↓


 

Amante de →

 

LEONOR DE GUZMÁN

FADRIQUE ENRÍQUEZ

 (Hermano de Enrique II)

Tuvieron por hijo a: ↓


Casado con →

LEONOR ANGULO 

PEDRO ENRÍQUEZ

(Conde de Trastámara, Lemos y Sarria)


Casado con →

ISABEL DE CASTRO(Hermana de Leonor de Castro)Tuvieron por hija a: ↓

PEDRO ÁLVAREZ OSORIO

(I Conde de Lemos)


Casado con →

BEATRIZ DE CASTRO

Tuvieron por hija a: ↓

PEDRO PARDO DE CELA

(Mariscal Pardo de Cela)


Casado con →

ISABEL DE CASTRO

Tuvieron por hija a: ↓

 

GALAOR OSORIO

Tuvieron por hijo a: ↓

Casado con →

CONSTANZA DE CASTRO

    

PEDRO ÁLVAREZ OSORIO


Casado con →

 

MARÍA BASANTA DE AGUIAR

Tuvieron por hija a: ↓


   

PEDRO PARDO DE AGUIAR

Tuvieron por hijo a: ↓

Casado con →

MARÍA OSORIO

   

ANTONIO PARDO OSORIO

Linaje Pardo-Osorio hasta: ↓


   

Casado con →

TERESA GONZÁLEZ DE CANDAME ANDRADE

   

PEDRO JOAQUÍN PARDO OSORIO Y AGUIAR


 

Casado con →

 

MARÍA TERESA DE LEMA

Tuvieron por hija a: ↓

   

DIEGO BERNARDO RIBERA Y PARDO DE ANDRADE


 

Casado con →

   

TERESA VICENTA PARDO OSORIO DE LEMA

Tuvieron por hija a: ↓

   

GONZALO MOSQUERA ARIAS CONDE


 

Casado con →

Mª JOAQUINA RIBERA Y PARDO OSORIO

Tuvieron por hija a: ↓


 

JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ DE CASTRO Y PARDO


 

Casado con →

Mª CARMEN MOSQUERA Y RIBERA